Contacta
perro paseando gato jugando niño enseñando loro
Síguenos

El perro que ladra constantemente


En numerosas ocasiones los propietarios de un perro acuden a consulta porque su perro ladra constantemente. Algunos perros lo hacen ante un sonido, como puede ser el timbre de la puerta y otros lo hacen desde que los dueños se levantan de la cama por la mañana.

Es normal que pensemos que nuestro perro tiene un problema psicológico grave, porque es imposible hacerle callar. Pero lo que hemos comprobado es que en casi todos los casos los propietarios han reforzado este comportamiento. Qué quiere decir esto, que cuando el perro era un cachorro se le acariciaba cada vez que ladraba, o se le daba de comer, o se jugaba con él. De este modo él aprendió que ladrar es bueno, porque te dan mimos, premios y atención. Y en el futuro es complicado que deje de pensar así.

Para prevenir la aparición de este problema es muy importante no premiar al cachorro cuando ladra ni prestarle atención. De hecho este es el método que seguiremos para solucionarlo. Esta técnica se llama extinción, consiste en eliminar los refuerzos que se reciben al realizar la conducta. Al principio es normal que nuestra mascota reaccione aumentando el ladrido, porque está acostumbrado a ser premiado e intentará conseguir su premio a toda costa. Pero cuando compruebe que no obtiene el resultado que espera dejará de hacerlo. Hay que ser paciente y no hacerle caso alguno.

Por supuesto que la evaluación y tratamiento deben ser realizados por un profesional que valore cada caso concreto, para obtener los mejores resultados.




El gato que se hace pis por toda la casa


La mayor parte de los gatos que vienen a consulta lo hacer por micción inadecuada. Esto quiere decir que en lugar de usar la caja de arena los gatos hacen sus necesidades en otros lugares de la casa: sillones, cama, bañera, cocina, entrada, etc.

Estos casos generan una gran molestia en el propietario no sólo emocional sino también económica, porque supone el destrozo de parte del mobiliario, tanto por el olor que queda impregnado, como por la corrosión del líquido sobre muebles.

Los gatos son animales extremadamente sensibles al estrés ambiental. Es decir, muchas veces se trata de gatos que viven rodeados de otros animales que en ocasiones les tienen un poco acobardados. O que han sufrido situaciones de un estrés intenso que no les permiten rehacer su vida de manera apropiada.

La técnica para trabajar con estos animales va a ser la reducción de estrés. Para empezar en casas en las que viven varios gatos se recomienda el uso de tantas cajas de arena como gatos. De este modo cada uno podrá usar su propia caja sin que los otros le molesten. También es interesante que tengan distintos lugares donde descansar sin que los otros les incomoden.

Hay numerosas técnicas adaptadas a cada caso concreto, por ello la evaluación y tratamiento deben ser realizados por un profesional.




El perro agresivo con otros perros


Es habitual en las ciudades que los perros sean agresivos con otros perros. Muchos propietarios de perros, sobretodo machos, acuden a consulta porque su perro reacciona de manera exagerada cuando ve otro perro a lo lejos.

Por supuesto que estos casos generan gran preocupación en los propietarios, porque no les permite disfrutar de los paseos. De hecho muchas personas deben cambiar los horarios de paseo o las rutas para evitar encontrarse con perros con los que puedan tener un conflicto.

El origen de estas dificultades suele radicar en la falta de socialización por parte del cachorro. Esto quiere decir que cuando nuestro perro era pequeño no tuvo suficiente relación con perros equilibrados que le enseñaran cual es la manera correcta de comportarse con otros perros. Para prevenirlo es fundamental que nuestro perro conozca gran variedad de perros y juegue con ellos, de este modo aprende a manejar distintas situaciones y evitamos que entre en conflicto con otros perros.

La técnica que se utiliza para resolver estos casos es la desensibilización. Se trata de ir acercándole a otros perros de manera gradual, sin que nuestro perro se ponga nervioso o agresivo. Hay que empezar por perros conocidos o con los que no se lleve muy mal, para luego acercarle a otros perros. Por supuesto le premiaremos cada vez que consigamos que se comporte de manera adecuada, de este modo reforzamos la conducta que queremos conseguir.

En estos casos especialmente, para evitar accidentes, la evaluación y tratamiento deben ser realizados por un profesional que valore cada caso concreto.

Consulta
a domicilio
y Online



Agenda de
actividades



Servicios a
asociaciones
y empresas




Descuentos
para animales
adoptados
Diseño y desarrollo www.rebecagordillo.es